Abordar la sequía desde un enfoque Tecnológico

Uncategorized

Es necesario incentivar la desalación para aumentar la disponibilidad hídrica

Sugieren abordar la sequía desde una mirada técnica

Tras una década de déficit de lluvias, Chile se enfrenta a la sequía más inclemente y prolongada de los últimos 60 años. Ante este problema que se que agrava, representantes de la Asociación Latinoamericana de Desalación y Reúso de agua, ALADYR, proponen un enfoque tecnológico para aumentar la oferta hídrica

Hace una década que se mantiene un déficit en las precipitaciones de las zonas centro del país. Éste es el periodo de sequía más largo de los últimos 60 años y los especialistas no creen que este fenómeno esté por disminuir, sino que esperan que se intensifique a propósito del cambio climático.

En este marco, en el que las autoridades chilenas buscan soluciones y se debaten entre megaconstrucciones y restricciones al uso del recurso, la Asociación Latinoamericana de Desalación y Reúso de Agua, ALADYR, sugiere abordar el problema desde un enfoque técnico para procurar una mayor disponibilidad de agua a partir de la tecnología.

En este sentido, Patricio Martiz, representante de la Asociación en Chile, consideró que es “necesario comprometernos con la desalación de agua mar como solución” y que hace falta reales incentivos para adoptar la infraestructura que permitiría un mayor abastecimiento de la población a partir del océano como fuente.

Martiz explicó que aun cuando Chile es famosa en la región y el mundo por sus casos de éxito en materia de desalinización de agua de mar para la industria minera y uso residencial (sanitarias), se requiere incentivar el uso a gran escala de esta alternativa para las regiones centrales del país.

Agregó que las plantas modulares de desalación han sido una solución para los sectores rurales de la población dispersa en el norte del país y que en estos casos el apoyo gubernamental ha sido fundamental.

Argumentó que los proyectos de desalación tienen un carácter de crecimiento modular y que pueden adaptarse de acuerdo al volumen de demanda, lo que los hace idóneos y escalables a cada población que padezca de estrés hídrico.

“El problema no es de escasez, es tecnológico. El agua no se va a acabar, tenemos la misma cantidad desde hace millones de años. Es problema técnico, de cómo convertimos el agua de mar en agua usable a costos abordables”, reiteró Martiz, para enfatizar que cuando se es azotado por la sequía se debe promover el desarrollo tecnológico para aumentar la oferta de agua. Por otra parte, los países suelen restringir el uso, lo que resulta insuficiente, impactando en la calidad de vida y la productividad de las industrias, y finalmente en la capacidad de desarrollo del país.

Opinó que “tenemos que generar más liderazgo con el uso de la tecnología y comprometernos con inversión de infraestructura. Es imprescindible incentivar el uso de la desalación porque ha probado que funciona y que es ecológicamente sustentable”

También incluyó a las tecnologías de reúso de efluentes (remanentes líquidos de procesos) para los sectores industrial y agrícola, puesto que es un aspecto esencial para poder hablar de economía circular.

Además habló de las tecnologías de riego para hacer una gestión más sostenible en la agricultura. Por último, Martiz invitó en forma abierta a participar en el Seminario de Desalinización, Reúso y Tratamiento de Agua y Efluentes ALADYR Chile 2019, que se realizará en la ciudad de Santiago los días 8 y 9 de octubre, donde se debatirán ésta y otras alternativas para generar y sostener una gestión sustentable del agua.