Bajo el lema “Aguas Residuales ¿Por Qué Desperdiciar Agua?, se celebra este 22 de marzo el día mundial del agua. Parte de una campaña de la ONU destinada a reducir y reutilizar las aguas residuales, objetivo 6.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG) “mejorar la calidad del agua, reducir la contaminación, eliminar los vertidos y minimizar la liberación de productos químicos y materiales peligrosos, reducir a la mitad el porcentaje de aguas residuales no tratadas y aumentar sustancialmente el reciclaje y la reutilización segura del agua”.

En consecución de estos objetivos, la Asociación Latinomaericana de Desalación y Reúso de Agua, Aladyr, y cada uno de nuestros socios desde cualquiera de sus especialidades y funciones debemos avocarnos a un Gran Propósito…La tecnología la creamos, la tenemos y cada vez es más factible el acceso hacia ésta; el conocimiento para aplicarla lo forjamos y reforzamos día a día y las relaciones económicas, políticas y sociales necesarias para instaurarla en diversos parajes se fomentan como resultado de la constante y creciente demanda de Agua; pero ¿qué hay de la conciencia y la aceptación pública?

Cuántos de nosotros estamos dispuesto a beber o usar esa Agua que antes era residual, pero gracias a la tecnología, conocimientos e inversión, ahora es Agua Limpia, ¿se la daríamos a nuestras familias, con plena satisfacción y conciencia la tomarían nuestros hijos?. Allí se encuentra reto, nuestro Gran Propósito.

El uso de las aguas residuales puede despertar rechazo, incomodidad y reticencia debido a la falta de información, conciencia y confianza en cuanto los riesgos a la salud que ésta pueda ocasionar. Incluso cuando el agua tratada y recuperada resulta totalmente segura para su uso o consumo, dependiendo de su fin; el no acceso a información oportuna, precisa y digerible en cuanto a este tema conlleva al rechazo.

 

Tal vez nosotros seamos capaces de responder con convicción y en afirmativo en cuanto a la disposición de beber o usar las aguas recuperadas, debido a que conocemos sobre la materia y sus derivaciones, pero qué sucede si le preguntamos al vecino o a la empresa a la que le instalamos la tecnología en sus sistemas y procesos. Nos detuvimos a explicarles con un lenguaje claro y sencillo los beneficios de ésta, nos aseguramos de que apreciara en igual medida que nosotros la importancia y gran aporte a la humanidad y su descendencia que generamos cuando comprendemos lo vital del reúso del agua.

Hay quienes dirán, mi objetivo como empresa no es educar o concientizar a los clientes, comunidad, región; es proporcionar un servicio de tratamiento de Agua, no obstante, incluso viendolo desde esa perspectiva, ¿sabe usted en cuánto se repuntaría la demanda del servicio o tecnología que ofrece si su cliente final, que suele ser un poblado, comunidad, u otra empresa, conociera los beneficios del uso y consumo de aguas tratadas?

Desde cualquier ángulo, el llamado es a ser portadores de esa conciencia y educación necesaria para romper paradigmas y darle la bienvenida a una nueva era doliente del mundo y sus maravillas, hay que derribar ese pensamiento de muchos que creen que el uso de aguas residuales es para comunidades con escasos recursos, economías en estados de alerta; el uso de Aguas Residuales tratadas es la opción de sociedades que han entendido que las Aguas Residuales no son un problema sino una solución viable, y en la mayoría de los casos la mejor para continuar disfrutando del Agua; es una alternativa inteligente y preocupada por el medio ambiente y es la decisión de quienes consideran que debemos dejar para quienes nos siguen un planeta mejor.